Moonlight in Morocco

T

raveling is one of the most special experiences a person can live. And this is the reason why I am writing this article, because I want to share one of the best trips of my life.

What comes to your mind when you hear Morocco? I thought of exotic, Arabic, vintage, and mysterious, but the truth is that I didn’t know much of this country.

Our first stop was Marrakech, a city that left me seriously speechless. We stayed in “Old City” which is the center of the city where the streets are literally allies. Most of the hotel names begin with “Riad”, which means “hidden” because they are hidden amongst the allies. First, you enter through a small door that leads you to a hallway and then you suddenly enter an impressive mansion. We stayed at the Riad Palais Sebbar, a mansion that was restored and converted into a hotel. It has 17 rooms and it’s architecture and decorations are 100% Moroccan. I loved it!

Once we settled in the hotel room, we decided to go to their traditional market. And a fun fact you may not know is that the market scene of Sex and the City II was not recorded in Abu Dhabi, but in instead filmed in the market we were at in Morocco.

Moroccan food is very particular. It’s strong in condiments and very exquisite. It can honestly bore you after a few days, so you may want to bring potatoes, bread, or anything occidental that you like. 😁

We did a road trip for 10 hours to get to a campsite in the dessert. We had many stops along the way. One stop I really liked was when they took us to visit a nomad family. As I said before, traveling is one of the greatest pleasures in the this world, but learning while on a trip and being able to open your mind and change a little through an experience like this is priceless.

When we arrived with this family, the only thing there was in the middle of the dessert was a small house where 8 people lived. There were some children among them that wore no shoes, but ran all over the dessert playing, laughing, and screaming with excitement and with a big smile on their faces. It’s not a matter of who had more or less fortune in life, it’s about taking advantage of what you have to offer to make others happy as well as yourself.

There is no better “look” than the one of a person that is happy and satisfied with oneself and with what he or she may have, making it the key to self confidence which turns into the most desired accessory of any season.

The dessert is an ideal place to meditate, feel inspired, and relaxed. This is a getaway well worth it due to its landscape, silence, and it being free from people.

I had never seen a sky like that until that night. You could see every star up close, which lit up the night along with the enormous moon, not to mention the amazing shooting stars that fall from the sky every 3 minutes.

Without a doubt, it is a very different kind of trip and one I truly recommend. The Moroccan culture can be a source of inspiration in every sense of the word. It is also a great place to get harem pants, shoes, and many accessories in general.

Sincerely, Alex.


 

Viajar es una de las las experiencias más especiales en la vida de una persona, justo por eso escribí este articulo, porque les quiero compartir uno de los mejores viajes de la mía.

Cuando escuchas Marruecos, ¿qué es lo primo que piensas? Yo pensé en “exótico, árabe, vintage, misterioso”. Pero la verdad es que no sabia mucho de este país.

Nuestra primera parada fue Marraquech, una ciudad que en serio me dejó sin palabras. Nos quedamos en “Old City” que es como el centro de la ciudad. Las calles son literal callejones. Los nombres de los hoteles, la mayoría empiezan con Riad, lo cual significa “escondido”, por que están escondidos entre los callejones. Entras por una puertita a un pasillo y de repente estás a un palacete marroquí impresionante. Nosotros nos quedamos en el Riad Palais Sebban, un palacete rescatado y convertido en hotel. Solamente tiene 17 habitaciones, la arquitectura y decoración es 100% marroquí. Me encantó.

Después de instalarnos en el hotel decidimos ir al mercado. Un dato curioso que tal vez no sabías es que la escena de Sex and the City II en el mercado no fue grabada en Abu Dhabi, sino en Marruecos, justo en el mercado al que fuimos. Es el mercado más padre al que he ido. Lámparas, teteras, tapetes, collares, animales, especies; de verdad te podías encontrar cosas padrísimas y por supuesto compre zapatos. Unos zapatos amarillos increíbles.

La comida marroquí es peculiar, condimenta y fuerte, pero muy rica. Sinceramente después de unos días puede llegar a cansar, por eso les aconsejaría llevar papas, pan o cualquier cosa más occidental que te agrade. 😁

Hicimos un road trip de 10 horas para llegar hasta el campamento en el desierto. En el transcurso del viaje hicimos varias paradas. Una de las que más me gustó fue cuando nos llevaron a visitar a una familia nómada. Como dije antes, viajar es uno de los placeres más grandes de este mundo, pero una de las cosas más invaluables de un viaje es lo que aprendes y lo que puedes recopilar de estos lugares que te permita abrir tu mente y cambiar un poquito tu forma de pensar.

Cuando llegamos con esta familia, lo único que había en medio del desierto era una casita, donde vivían como 8 personas. Entre ellos unos niños que no tenían ni zapatos, pero corrían por todo el desierto: jugando, gritando de felicidad, riendo a carcajadas y con una sonrisa de oreja a oreja. Nos ofrecieron té y lo tomamos con ellos. Fue ahí, conviviendo con ellos, que me di cuenta que muchas veces no apreciamos todo lo que tenemos y de lo mucho que tenemos que estar agradecidos. No se trata de ver quién tuvo más, o quién tuvo menos suerte en la vida, si no de aprovechar lo que tú tienes que ofrecer para hacer felices a los demás y hacerte feliz a ti mismo.

En lo personal creo que no hay un mejor look que el de alguien que es feliz y está conforme consigo mismo y con lo que tiene, porque esa es la clave de tener seguridad y ese es el accesorio más codiciado en cualquier temporada.

El desierto es un lugar ideal para reflexionar, para inspirarte y para relajarte: las vistas, la falta de personas, la falta de ruido. Es un escape que creo vale la pena hacer.

Nunca en mi vida había visto un cielo como el que vi ahí cuando se hizo de noche; pude ver cada estrella de cerca y la única iluminación que había era la de luna y de las estrellas. Pasaban estrellas fugases cada 3 minutos.

Es un viaje distinto, pero se los recomiendo muchísimo, la cultura marroquí puede ser una gran fuente de inspiración, hablando en todos los sentidos. Y es un muy buen lugar para conseguir pantalones aguados, zapatos y muchos accesorios en general.

 

Sinceramente, Alex.